Desde el IESO somos conscientes de que la educación en valores y en particular la educación en igualdad entre los sexos no puede ser efectiva si al profesorado no le acompañan las familias en esta tarea. De nada sirve transmitir actitudes y prácticas por la igualdad en el ámbito doméstico, por ser el contexto más cercano,  si el alumno o alumna no la experimenta en casa.

Algunas sencillas recomendaciones para posibilitar que nuestros hijos e hijas se desarrollen en un contexto igualitario y de respeto a ambos sexos:

  • El hogar es el primer entorno de asunción de responsabilidades, por ello, respecto a las tareas domésticas, exijamos a nuestros hij@sen función de la edad y la capacidad y no del sexo. Desde pequeñ@s deben asumir la responsabilidad de realizar tareas, contribuyendo de esta manera al mantenimiento del hogar: poner y quitar la mesa, recoger su habitación, barrer y fregar, colaborar haciendo comida...
  • Padre y madre están igualmente capacitados para realizar todas las tareas de la casa por igual, por ello el hij@ debe percibir que ambos se distribuyen las tareas sin desigualdades.
  • Permitir que hijos e hijas tomen decisiones y asuman las consecuencias de sus actos.
  • Desarrollar la confianza en sí mism@s. Seguridad y  adecuada autoestima son elementos básicos contra el maltrato y, muy especialmente, contra la violencia de género.